Gastronomía de Cuaresma

  • El Lajar de Bello
  • 17.04.2019
  • 0 Comment

En la religión católica, el tiempo de Cuaresma, el período entre Carnavales y Semana Santa, se caracteriza, entre otros aspectos, por las restricciones establecidas sobre la alimentación, siendo la principal de ellas la prohibición de comer carne.

La Gastronomía de Cuaresma se ha adaptado, de forma maravillosa, deberíamos decir, a dichas restricciones y en cada país y comunidad, con representación católica entre sus gentes, se han ido creando una serie de platos típicos de tales fechas. Y Canarias es un ejemplo claro de lo que decimos.

Los Pescados, los principales damnificados

A nadie se le escapa que, si no se puede comer carne, la principal alternativa para sustituirlo es el pescado. El origen de esta costumbre proviene de que antiguamente el consumo de carnes, especialmente rojas, era un lujo no al alcance de muchos. Intentando fomentar la austeridad y sobriedad, la dieta en esta temporada se reducía a vegetales, huevos, diversos derivados de la leche y pescado.

Pescados en el Lajar de Bello

Las principales alternativas suelen ser platos con pescados salados, como pueden ser  el bacalao o el chernes, con diferentes preparaciones, como pueden ser los buñuelos de bacalao o el sancocho de cherne (este último, acompañado normalmente de una pella de gofio).

Verduras y legumbres, la otra alternativa

En Canarias, los potajes siempre han tenido un papel importante en la gastronomía tradicional. Y  en Cuaresma esto se plasma en los famosos potajes de vigilia o cuaresma, un guiso con espinacas y garbanzos,  al que también se le añade bacalao. Y por supuesto, no podemos terminar este repaso sin hablar de las arvejas compuestas o con huevo duro. Se trata de un guiso no excesivamente pesado, un estofado de guisantes que se acompaña de papas fritas y se decora con huevo duro.

Cocina Lajar de Bello

En definitiva, la cuaresma se convierte en un momento ideal para recuperar algunas recetas y platos tradicionales, cuyos sabores nos transportan a nuestra infancia. En nuestra carta podrás encontrar esos ingredientes de siempre, revisitados con un nuevo aire y una nueva perspectiva. Y si lo deseas, recuerda que puedes usar nuestro servicio de reserva online para no quedarte sin un lugar en nuestra mesa.